As I see it

6791103_ml

El tema de este mes es la ley.  Ahora, el término “ley” es un término muy amplio que significa un conjunto de reglas que tienen alguna autoridad de un organismo gubernamental o de alguna otra fuente.  Este país fue muy influenciado por la filosofía griega temprana y el pensamiento judeo-cristiano. En realidad, Estados Unidos fue el primer país en insistir  que el hombre estaba supremamente gobernado por la ley natural.  Esta ley no fue dada por el gobierno sino por un supremo creador o, como dirían los griegos, la razón natural.  Los primeros filósofos, como Francisco Suárez (un jesuita español), promovieron este concepto, que influyó posteriormente en los fundadores de América. Insistió en que, más allá de los gobiernos o de reyes, había un entendimiento natural de lo correcto y lo incorrecto dado por Dios. Este concepto fue estudiado y entendido por los padres fundadores de este país e incorporado en uno de los primeros documentos de la revolución – La Declaración de Independencia: “Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.  Que para asegurar estos derechos, los gobiernos son instituidos entre los hombres, derivando sus justos poderes del consentimiento de los gobernados.”

Para entender cómo era el pensamiento que era considerado fuera del molde, uno tiene que mirar en el momento en que se hizo esta declaración.  Es cierto que Inglaterra estaba gobernada por una monarquía modificada, es decir, una monarquía con cierto control parlamentario, pero nadie ponía en duda que la ley provenía del rey y del hombre en la forma del parlamento.  Este pensamiento es importante.  Si la ley procede del hombre, así también los derechos del hombre vienen de otros hombres.  Si el gobierno puede dar derechos, pueden también quitar esos derechos.

Si usted lee este preámbulo de nuevo, hay dos puntos muy importantes que hacen que el documento sea revolucionario. En primer lugar, sostiene que los derechos dados al hombre son “inalienables.” Esto significa que los derechos naturales son dados a todos los hombres, independientemente de la cultura o la estación en la vida. Estas no son las leyes de comercio o del estado, son derechos dados al hombre: la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Es interesante observar que Thomas Jefferson, quien escribió la mayor parte de este texto, primero ponga en el “derecho de propiedad” en lugar de la búsqueda de la felicidad. Jefferson sabía y entendía que la felicidad dependía de la capacidad del hombre para mantener los frutos de su propio trabajo, si él estuviera a punto de recibir la felicidad.

Así, existen muchas leyes, pero lo que hace que Estados Unidos sea diferente es la fundación de nuestro país sobre el concepto de derecho natural.  La ley natural proporciona a cada ciudadano derechos inalienables, no dados de manera selectiva por los gobiernos. Esta es la razón por la que los padres fundadores declararon que el gobierno sólo podría imponer la ley sobre la ciudadanía mediante el consentimiento de los gobernados o aquellos que tendrían que vivir bajo esas leyes.

Hay una razón por la que tantos quieren venir a estas costas.  Le sugiero que este documento es la principal razón de que este país es tan deseado por muchos.  Si nos mantenemos fieles a este concepto en el futuro, podremos conservar estos derechos inalienables donde el hombre se considera con igualdad bajo la ley y no es siervo de ningún rey o élite política. ◆

The topic this month is law.  Now, the term “law” is a very broad term meaning a set of rules that have some authority from a governmental body or some other source.  America was very much influenced by early Greek philosophy and Judeo-Christian thinking. In reality, America was the first country to insist that man was supremely ruled by natural law.  This was law not given by government but instead given by a supreme creator or, as the Greeks would say, natural reason.  Early philosophers, like Francisco Suarez (a Spanish Jesuit priest), promoted this concept, which later influenced America’s founders. He insisted that, beyond governments or kings, there was a natural understanding of right and wrong given by God. This concept was studied and understood by the founding fathers of this country and incorporated into one of the earliest documents of the revolution – The Declaration of Independence: “We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness. That to secure these rights, Governments are instituted among Men, deriving their just powers from the consent of the governed.”

To understand how out-of-the-box this thinking was, one has to look at the time in which this declaration was made.  It is true that England was ruled by a modified monarchy, meaning a monarchy with some parliamentary control, but nobody questioned that law came from the king and man in the form of the parliament.  This thinking is important.  If law comes from man, then so do the rights of man come from other men.  If government can give you rights, they can also take those rights away.

If you read this above preamble again, there are two very important points that make the document revolutionary.  First, it claims that rights given to man are “unalienable.”  This means that natural rights are given to all men regardless of culture or station in life.  These are not laws of commerce or of state, they are rights give to man: life liberty and the pursuit of happiness.

It is interesting to note that Thomas Jefferson, who wrote most of this text, first put in “the right of property” rather than the pursuit of happiness.  Jefferson knew and understood that happiness hinged on the ability of man to keep the fruits of his own labor if he were to receive happiness.

There are many laws, but what makes America different is the founding of our country on the concept of natural law.  Natural law gives each citizen unalienable rights not given selectively by governments. This is why the founding fathers stated that the government only could impose law on the citizens by the consent of the governed or those who would have to live under those laws.

There is a reason so many want to come to these shores.  I suggest to you that this document is the main reason this continent is so desired by many.  If we stay true to this concept in the future, we will preserve these unalienable rights by which man is considered to be equal under the law and is servant to no king or political elite. ◆

 

Graham Hetrick

You must be logged in to post a comment Login