As I See It

Yesterday was the first day of spring, and it reminded me that we are about to see new growth, a rebirth.  Nature will once again adorn the earth with color and activity.  We live in an area where the seasons are very noticeable; we just had 20 inches of snow.  Nature is here to remind us that everything is cyclical rather than a straight line.

 

It isn’t only nature that goes through cycles.  America is deeply divided. We, as a country, are going through a cycle of turmoil and change.  The question is can America have a spring of new growth, prosperity and understanding?

 

Most of America’s history is based not so much on unity as it is compromise.  It is hard to see how this country works unless one understands the most outrageous concept of our forefathers.  When the American Revolution was going on, so was the French Revolution.  The two revolutions were both striving for democracy and freedom, but their basic justification for revolution was very different.

 

The French Revolution was fighting against the injustices of a king and an aristocratic class and wanted to replace it with a secular government.  The trade and peasant classes wanted to establish a government in which the common man would be given rights and protections through a new government.  In other words, the government would guarantee rights to the citizens through a constitution.  The constitution would grant people their rights. The rights of man were provided by government but also could be changed or negated by government.

 

In America, a totally different type of revolution took place.  It was extraordinary.  The men who framed the “Declaration of Independence” in 1776 came up with this extraordinary idea: man’s basic human rights don’t come from government but rather from a power beyond man.
These rights are natural rights. A concept dating back to Greece and Aristotle.  So, America’s constitution was very different because it was created with the concept that the government did not provide rights so they could not take them away.  The constitution became a document that spelled out a few things government could do and left all the rest to the smaller states.  It also made clear that the power of government came from the governed, and therefore it was the people who could change government for the purposes of having life, liberty and the pursuit of happiness.

 

So, two things have to happen for America to be free and happy; have a constitution that does not interfere with man’s natural rights, and the people must control their own actions and take personal responsibility for protecting other citizen’s natural rights. Oh, by the way, the French Revolution lasted approximately four years before falling into chaos.

 

If the above is done, America can have a spring.  The spring will be of
the same variety as the multiple colors of nature’s spring.  People of all
races and languages can debate, respect and live together.  They will not need government in every corner of their lives because citizens take personal responsibility.

 

Ayer fue el primer día de la primavera y me recordó que estamos a punto de ver un nuevo crecimiento, un renacimiento. Una vez más la naturaleza adornará la tierra con colores y actividad. Vivimos en una zona donde las estaciones son muy notorias; acabamos de tener veinte centímetros de nieve. La naturaleza está aquí para recordarnos que todo es cíclico, en lugar de una línea recta.

 

No es sólo la naturaleza la que pasa a través de ciclos. Estados Unidos está profundamente dividido, y nosotros, como país, estamos atravesando un ciclo de agitación y cambio. La pregunta es podrá Estados Unidos tener una primavera de nuevo crecimiento, prosperidad y entendimiento?

 

La mayoría de la historia de Estados Unidos se basa no tanto en la unidad como en el dar de sí, en el compromiso. Es difícil ver cómo este país funciona a menos que se entienda el concepto más inimaginable de nuestros antepasados. Cuando la revolución americana estaba sucediendo, también la Revolución Francesa sucedía al mismo tiempo. Las dos revoluciones estaban luchando por la democracia y la libertad, pero su justificación básica para la revolución era muy diferente.

 

La revolución francesa estaba luchando contra las injusticias de un rey y una clase aristocrática y quería sustituirlo por un gobierno secular. Los comerciantes y las clases campesinas querían establecer un gobierno en que el hombre común tuviera derechos y protecciones como nuevo gobierno. En otras palabras, el gobierno garantizaría los derechos de los ciudadanos a través de una constitución. La constitución otorgaría a las personas sus derechos. Los derechos del hombre serian proporcionados por el gobierno pero también podrían ser modificados o anulados por el gobierno.

 

En América, un tipo completamente diferente de revolución tuvo lugar.  Fue extraordinario. Los hombres que redactaron la “Declaración de Independencia” en 1776 llegaron a esta extraordinaria idea; los derechos humanos fundamentales no provienen del gobierno sino de un poder que va más allá del hombre. Estos derechos son derechos naturales. Un concepto que se remonta a Grecia y Aristóteles. Así, la constitución de Estados Unidos fue muy diferente porque fue creada con la idea de que el gobierno no otorgó derechos para que no pudieran llevárselos. La constitución se convirtió en un documento en el que se exponían algunas pocas cosas que el gobierno puede hacer y dejaba el resto a los Estados. También dejó en claro que el poder del gobierno provino de los gobernados y, por lo tanto, es el pueblo el que podría cambiar de gobierno con el fin de tener la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

 

Así, hay dos cosas que tienen que pasar en los Estados Unidos para ser libre y feliz; tener una constitución que no interfiera con los derechos naturales del hombre y las personas deben controlar sus propias acciones y asumir la responsabilidad personal de proteger otros derechos naturales del ciudadano. Oh, por cierto, la revolución francesa duró aproximadamente cuatro años antes de caer en el caos.

 

Si lo anterior se hace, podrá haber una primavera en Estados Unidos. La primavera será de la misma variedad que los múltiples colores de la naturaleza en primavera. Personas de todas las razas y lenguas pueden debatir, respetarse y vivir juntos. No será necesario el gobierno en cada lugar de sus vidas, ya que el ciudadano toma la responsabilidad personal.

Graham Hetrick

You must be logged in to post a comment Login