As I See It

“Giving to Get” “Dar para Recibir”

Somos una nación de inmigrantes y de ciudadanos nacidos en Estados Unidos. Muchos tienen poca comprensión de lo que el pensamiento original de los padres fundadores de la ley debería de ser en esta república. ¿Qué es la ley? ¿Hay leyes naturales y leyes hechas por el hombre? ¿Son Generadas por el gobierno o  tenemos derechos que nos son otorgados de un poder más allá del hombre? ¿La igualdad ante la ley es posible, o al menos la más deseable la aplicación de la ley?

 

En los últimos veinte años de educación pública ha habido una falta de educación acerca de los conceptos únicos de la ley que hicieron de la revolución americana, bueno, muy revolucionaria. Por desgracia, la mayoría de las escuelas ya no tienen cursos sobre problemas de democracia que enseñan a sus alumnos los factores especiales que hicieron que nuestra aplicación de la ley fuera tan diferente a la de otros países.

 

La revolución francesa surgió de la creencia de que la fuente del derecho es el gobierno. El gobierno hace leyes y, por lo tanto, el gobierno también puede quitarnos las leyes o los derechos de quienes viven bajo la ley. La Constitución francesa, al igual que la mayoría de las constituciones,  enumera todas las cosas que el gobierno debe hacer por la gente. La Constitución Americana es exactamente lo opuesto. Nuestra Constitución limita las cosas que el gobierno federal puede hacer y si no se la menciona como un poder del gobierno federal se vuelve entonces a los Estados.

 

Los antepasados creían que el mejor gobierno era un gobierno cercano a la gente. Esta es la razón por la cual Thomas Jefferson fue por naturaleza no muy confiado del gobierno federal. Él sabía que la naturaleza del hombre es siempre acumular más poder cuando sea posible.

 

 

La ironía de una sociedad libre es la propia libertad. En una sociedad libre, tenemos un contrato formal. En nuestro caso se trata de la Constitución que enuncia la relación formal entre el gobierno nacional y el gobierno de cada estado. Los individuos  limitan su comportamiento o renuncian a ciertas libertades para la mayor libertad del todo; toda la comunidad, el estado y, en última instancia, de la nación. Así es que, la constitución sólo es efectiva si los ciudadanos individuales cumplen en el contrato y ejercen control personal.

 

Cuando el público carece de auto-control comienza a afectar cada parte de nuestras vidas. No soy un ladrón; no puedo robar. Lamentablemente, muchas personas roban y a causa de esto cada vez que voy a las tiendas que tengo que pasar por un detector de metales cuando salgo. Es una vergüenza cuando el empleado se olvida de sacar una etiqueta y voy a dejar la tienda y campanas y luces parpadean. De repente me tratan como un ladrón. Esto es porque los demás no respetan la propiedad privada.

 

Hoy en día, muchos políticos y la elite corporativa no restringen sus libertades para el mejoramiento del país. La codicia de los banqueros y políticos creó el crash bursátil de 2008, donde aproximadamente el 40% de los ingresos y la riqueza de la clase media fueron aniquilados. Nadie fue a la cárcel. Lo que hicieron fue moralmente equivocado pero no es ilegal porque tenían la influencia de afectar el modo en que se escribieron las leyes.

 

Si queremos ser libres, debemos hacer lo correcto para nuestro prójimo. Debemos alejarnos de la codicia, el odio y la división. Debemos respetar los derechos otorgados por Dios de los demás y debemos esperar que todos sean tratadas con igualdad ante la ley.

 

Las sociedades libres no duran mucho. Se requiere que cada uno de nosotros actue como un mini-gobierno; hacer lo mejor que podamos para mejorar la vida de los demás, para que todos podamos vivir una relativa libertad. Recuerde, el gobierno no puede darnos la libertad. Libertad viene cuando tratamos a todos con respeto, equidad y amor.  ◆

 

We are a nation of immigrants and American-born citizens.  Many have little understanding what the original founding fathers thought law should be like in this republic.  What is law?  Is there natural and man-made law?  Do they generate from government, or do we have rights given to us by a power beyond man?  Is equality under the law possible or at least the most desirable application of law?

 

For the last 20 years of public education, there has been a lack of education about the unique concepts of law that made the American Revolution so, well, revolutionary. Unfortunately, most schools no longer have courses concerning problems of democracy that taught students the special factors that made our application of law so different than other countries.

 

The French Revolution came from the belief that the source of law is government. The government makes laws and thus the government can also take away laws or the rights of those living under the law. The French constitution, like most constitutions, spelled out all the things the government must do for the people. The American constitution is exactly the opposite. Our constitution limits the things the federal government can do, and if it is not mentioned as a power of the federal government, it then reverts to the states.

 

The forefathers believed that the best government was a government closest to the people.  This is why Thomas Jefferson was, by nature, not very trusting of the Federal government.  He knew that the nature of man is to always accumulate more power when possible.

 

The irony of a free society is freedom itself. In a free society, we have a formal contract. In our case, it is the constitution that spells out the formal relationship between the national government and the government of each state. Individuals actually restrict their behavior or give up certain freedoms for the greater freedom of the whole; the whole community, state and ultimately the nation.  So, the constitution is only effective if individual citizens buy into the contract and exercise personal control.

 

When the public lacks self-control, it starts to affect every part of our lives. I am not a thief; I don’t steal. Sadly, many people do steal, and because of this, every time I go to stores, I have to go through a metal detector when I leave. It is an embarrassment when the clerk forgets to take off a tag, and I go to leave the store and bells ring and lights flickers. Suddenly, I am treated as a thief.  This is because others do not respect private property.

 

Today, too many politicians and corporate elite fail to restrain their freedoms for the betterment of the country. Bankers and political greed created the stock crash of 2008 where approximately 40 percent of the middle-income class’s wealth was wiped out.  Nobody went to jail.  What they did was morally wrong but not illegal because they had the influence to affect how the laws were written.

 

If we are to be free, we must do the right thing for our neighbor.  We must retrain ourselves from greed, hate and division.  We must respect the God-given rights of others, and we must expect all to be treated equally under the law.

 

Free societies don’t last long.  It requires each one of us to act as a mini government; doing the best we can to make life better for other so we can all live relative freedom.  Remember, government can’t give you freedom.  Freedom comes when we treat each of with respect and fairness and love. ◆

Graham Hetrick

You must be logged in to post a comment Login