La libertad del arte y el arte de la libertad • The freedom of art & the art of freedom

YO SOY LATINA

BY Sandra Tamez

Este fin de semana se presentó en The Ware Center en Lancaster el Latino Arts Festival. El evento enmarcó una serie de actividades multiculturales de diversos países latinoamericanos, con el fin de mostrar y compartir probaditas de lo que es la cultura latina dentro del marco de la envolvente sociedad de la costa este norteamericana, tan del norte y tan distinta a los demás rincones de este extenso país.

Entre dichos eventos la gente tuvo la oportunidad de disfrutar la presentación del Grupo Fuego Dance Company de Philadelphia; el más grande y antiguo estudio de baile especializado en salsa. Del quinteto Jazz in the Sky, presentado por Marko Marcinko, interpretando jazz con sabor brasileñamente latino. El evento titulado Pasaporte a America Latina, presentando stands con muestras gastronómicas, artesanales y artísticas de países como: Puerto Rico, México, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Brasil y Costa Rica y ofreciendo al público la interacción en dichas actividades, así como deleitándolo con trajes coloridos y alegres bailes. También tuvo lugar la aclamada y revolucionaria presentación titulada YO SOY LATINA, escrita por Linda Nieves Powel; escritora, directora, productora y fotógrafa. Y para cerrar el festival la presentación de la banda de Héctor Rosado, con la participación de Celeste M. Polanco; la cual consta de 11 músicos de alto nivel, provenientes del área de Philadelphia y Lehigh Valley y cuyas interpretaciones reúnen ritmos como Salsa, Merengue, Bachata y Jazz Latino.event organizer

Una verdadera oportunidad para exhibir la riqueza de todas estas culturas, en el hermoso y pintoresco marco del centro de Lancaster, Pennsylvania.

Entre todos los eventos valdría la pena resaltar la premiada presentación YO SOY LATINA basada en los monólogos de seis mujeres distintas, los cuales cuentan detalladas historias acerca de las diferentes y muy diversas caras de la mujer latina.

La obra se ha presentado en Broadway y en alrededor de 400 universidades a todo lo largo y ancho de los Estados Unidos.

La obra fue narrada en inglés por tres jóvenes actrices de origen latino, pero a la vez, provenientes de tres culturas diferentes.

Al término de ésta, el público tuvo la oportunidad de interactuar con Linda Nieves Powel. Fue una sesión de matices profundos y divertidos, en donde quienes disfrutamos de los monólogos podíamos preguntar y conocer aún más acerca de los orígenes de la autora y las dificultades que a lo largo de su vida ha tenido que sortear, aun habiendo nacido en éste país, pero con los conflictos que como latina de origen ha superado para abrirse paso.IMG_2346

“Siempre me cuestionaba quién era yo en realidad, tratando de encontrarme a mí misma” dijo; “fui víctima de bullying al menos tres años durante mi estancia en la escuela cuando era niña.”

“Tuve que superar épocas muy duras de depresión, e incluso hasta de ideas suicidas durante mi integración en la vida, viniendo de una cultura latina, pero siendo norteamericana,” respondió cuando alguien del público le pregunto si alguna vez había cruzado por su cabeza la idea de quitarse la vida, debido a la discriminación racial de la que fue víctima.

Debatiéndose entre las ideas conservadoras y las creencias religiosas de la familia de la que provenía y los retos multiculturales que la sociedad norteamericana le planteaba para que finalmente ella pudiera sentirse integrada socialmente y definiera cómo es que conduciría su vida, armonizando sus raíces y la realidad del único entorno “racial,” social y el idioma que ella domina.

“The inicial seed. La semilla inicial,” mencionó: “Toma tiempo…toma mucho tiempo definir quién es uno viniendo de un entorno como el de donde yo vengo.”

Y en esa búsqueda y definición, es en dónde ésta valiente mujer, igual que tantas como las que pudiéramos sentirnos identificadas, ya sea porque somos latinas de primera generación o porque hemos tenido hijos nacidos en este suelo o que trajimos pequeños a ésta tierra del “sueño americano,” en donde muchas nos encontramos con frecuencia en la encrucijada de los caminos. Preguntándonos si hemos hecho bien alejándonos de nuestros cálidos terruños; de nuestra lengua; de nuestro colorido. De las delicias y riqueza de nuestra gastronomía; de la frescura de nuestras frutas y verduras recién cosechadas en tierras nobles por campesinos rodeados de pobreza. De nuestra música, de nuestras fiestas. De la familia, que solo quien haya explorado minuciosamente cualquier sociedad de Latinoamérica, puede entender lo que verdaderamente nos trasciende y nos significa ser parte de una FAMILIA LATINA.

En éste primer artículo formal que escribo desde que llegué a Norte América, plasmo con profundidad y reitero las agallas y la valentía que se necesitan, para dar el paso de emigrar a tierras lejanas y desconocidas, con lenguas e ideas a veces muy distintas de lo que uno sentía que dominaba y conocía para, no solo abrirse paso por la vida, sino tratar de trascender y de marcar la de otros gritando a los cuatro vientos que: YO también SOY orgullosamente LATINA.

IMG_2334

Staff Writer

You must be logged in to post a comment Login